¡Somos diocesanos! Convicción, gozo y sentido de pertenencia

¡Impresionante! «¡Somos diocesanos!» Este ha sido el eslogan y la aclamación unánime de los educadores de los doce colegios diocesanos de nuestra Iglesia de Mallorca reunidos en Trui Teatre. Es un grito de cohesión y compromiso en un trabajo educativo que proviene de un ideario cristiano y de una línea compartida de Iglesia que se concreta en la diócesis. Celebrando este domingo el «Día de la Iglesia Diocesana», recogemos y agradecemos esta convicción manifestada con gozo de forma conjunta desde el mundo de la educación, pero con un único eslogan que da a conocer el sentido de pertenencia a la Iglesia, a través de la conciencia de «somos diócesis», Iglesia local arraigada en la sociedad mallorquina, llamada -como dice Jesús- a ser sal, luz y fermento de Evangelio para nuestra gente (cf. Mt 5,13-16).

De la misma manera, todos los organismos diocesanos trabajan con esta misma cohesión haciendo Iglesia y construyendo comunidad con la intención y el gozo de «caminemos juntos», como se nos pide constantemente y más ahora con la celebración del Sínodo. Ha sido ya un gesto de sinodalidad la reflexión en grupo de los más de tres mil diocesanos que se han reunido en las fases diocesana y continental y ahora, también desde diferentes organismos diocesanos, el proceso participativo de elaboración del Plan pastoral que entre todos estamos preparando, haciendo posible que todos tengan una palabra que decir.

Estos hechos son una muestra de la vida de la diócesis, donde una infinidad de personas, grupos, instituciones, asociaciones, movimientos y tantos otros organismos tienen como punto de unión y proyección pastoral las parroquias, los arciprestazgos y las unidades pastorales, formando todos lo que llamamos «diócesis». La Iglesia vive así su organización como una realidad viva que acoge y acompaña con la formación cristiana a través de la catequesis para todas las edades, las celebraciones de la fe, el compromiso de atención a los más pobres y necesitados, y tantos otros. Queremos ser una Iglesia diocesana «en salida», es decir, presente en la sociedad para hacer presente el Evangelio en ella. El papa Francisco nos anima y dice: «Salgamos, salgamos a ofrecer a todos la vida de Jesucristo» (EG 49).

Decir «somos diocesanos» quiere decir «somos Iglesia», «somos fraternidad» que «caminamos juntos» viviendo una experiencia diaria llena de sentido comunitario, de fe, esperanza y amor solidario. Dice el papa Francisco que «si algo debe inquietarnos santamente y preocupar nuestra conciencia, es que tantos hermanos nuestros vivan sin la fuerza, la luz y el consuelo de la amistad con Jesucristo» (ibid.).

Con el lema «Orgullosos de nuestra fe» se nos invita a vivir y compartir lo que somos y lo que hacemos, con humildad, convencidos de que Jesucristo y el Evangelio hacen de este mundo un lugar mejor. Eso significa que debemos superar aquella fe vergonzante que impide que demos testimonio explícito de ella y de nuestra pertenencia a la Iglesia. Esta celebración del «Día de la Iglesia diocesana» quiere ayudar a entender que la vivencia de la fe cristiana es un motivo de alegría en un mundo sediento de esperanza. Por ello, queremos llegar más lejos con una propuesta valiente que invite a seguir a Jesús y vivir la comunión, la participación y la misión que la Iglesia nos pide desde la experiencia sinodal. Pongamos nosotros la oración, dediquémosle tiempo, ofrezcámosle cualidades y comunicación de bienes.

Sants del dia

15/06/2024Sant Amós profeta, sant Bernat de Menthon, santa Germana.

Campanyes